Existe cierta polémica sobre los deberes en verano que afecta a familias y educadores. ¿Realmente son necesarios los deberes en verano? ¿Es positiva la desconexión total para los niños y niñas en este periodo? Frente a esta controversia encontramos posiciones a favor y en contra en los profesionales de la educación. Pues hay quien afirma que se trata de una sobrecarga de trabajo para los niñ@s impidiéndoles disfrutar y desconectar realmente en su tiempo de ocio, mientras otros están a favor de mantener el hábito de trabajo y valoran la importancia de reforzar los aprendizajes adquiridos durante el curso escolar.

¿Qué alternativa podemos llevar a cabo con nuestr@s hij@s frente a esta problemática? Lo mejor es el equilibrio, ni mucho ni poco, ni desconexión total ni trabajo excesivo. Es decir, hay que plantear tareas para el verano adaptadas a las capacidades y edades de cada niño sin sobrecargarles e intentando que sean motivadoras y significativas.  Los especialistas aconsejan dejar a un lado los deberes tradicionales y fomentar los aprendizajes mediante actividades lúdicas que se alejen del cuadernillo de verano de toda la vida.

Recomendaciones para no saturar a vuestr@s hij@s con los deberes:

  • El tiempo adecuado para niñ@s de primaria es de 20 minutos y para chic@s de secundaria alrededor de 45 minutos.
  • Preferiblemente realizarlos por la mañana para disponer del resto del día libre.
  • No ocupar los fines de semana con actividades escolares.
  • Combinar los deberes con juegos, talleres, manualidades, ya que mediante actividades vivenciales se adquieren aprendizajes más significativos.
  • Fomentar la lectura creativa.
  • Favorecer la expresión escrita mediante un diario de verano, pues se trata de un trabajo personal con una gran motivación para ell@s.

Os proponemos otras alternativas para llevar a cabo con vuestros hij@s que benefician su aprendizaje y conocimiento del mundo, así como fortalecen el vínculo padre/madre-hij@:

  • Realizar excursiones en familia.
  • Hacer manualidades juntos.
  • Visitar museos.
  • Dedicar tiempo al juego adaptado a sus aprendizajes.
  • Favorecer los aprendizajes mediante actividades cotidianas (escribir la lista de la compra, calcular el dinero, ayudar en la preparación de la comida, etc.).

En conclusión, no es necesario ser tan drástico ni agobiarse en relación a este tema puesto que, como hemos visto, es posible combinar los deberes con el tiempo libre si se hace forma lúdica, de acuerdo con sus intereses y favoreciendo su curiosidad y libertad en los aprendizajes.

Esperamos haberos ayudado a lidiar con los deberes y vuestros hij@s para poder disfrutar plenamente del tiempo libre en familia.

Fátima Delgado

Pedagoga en Anclaje Positivo

Si deseas más información o quieres ponerte en contacto con nuestro profesional, puedes hacerlo a traves de nuestros canales en nuestra web (valoracion pedagogica, apoyo academico, hábitos aprendizajes, concentración, etc)

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies